Gestión Sostenible del Agua

Desarrollando cultura del agua

Nueva era geológica: ¿El Antropoceno?

El mundo está viendo un número récord de personas desplazadas por las crisis – unos 60 millones según las últimas cifras de la ONU. Este 11 de julio celebramos el Día Mundial de la Población, en GSAGUA lo hacemos compartiendo un artículo sobre lo que representaría una era geológica creada por el hombre, el ANTROPOCENO; lo hacemos a manera de reflexión y que sirva como elemento de discusión sobre lo que debemos hacer, incluso en nuestro accionar personal, y de responsabilidad para con el planeta que vamos a heredar a nuestras futuras generaciones.

No es fácil decidir si ya hemos entrado en una nueva era geológica ‘creada’ por el hombre, el Antropoceno. Para definir un nuevo “capitulo en la historia geológica”, los geólogos suelen basarse en las capas de las rocas, los fósiles y evidencias geoquímicas.

Sin embargo, “las huellas dactilares de la sociedad industrial” están en nuestros alrededores, y algunas de los cuales permanecerán incluso cuando nosotros tal vez ya no existamos.  La humanidad está generando a gran escala basura que no se descompone.

Los Tecno-fósiles

Los llamados ‘tecno-fósiles’ ―desde CD-ROM y vasos de plástico, hasta chatarra electrónica― podrían permanecer en la Tierra durante miles de millones de años, sobreviviendo incluso a la humanidad.

Una reciente investigación advierte que los plásticos enterrados en vertederos podrían ser una ‘bomba de tiempo’. Algunos vertederos, que se encuentran en el suelo bajo en las zonas de subsidencia tectónica, serán enterrados por más estratos y “fosilizados como muladares paleontológicos”. Sin embargo, en los lugares de erosión comenzarán a liberar desechos, incluyendo plástico, en el ciclo sedimentario.

Fósiles reales

La edad de los seres humanos se caracterizará también por cambios drásticos en el registro de fósiles naturales. La población de los humanos se ha incrementado considerablemente durante el último siglo, a lo que se añade el aumento en la cantidad de los animales domésticos.

Al mismo tiempo, algunas especies están despareciendo rápidamente ―estamos en las primeras etapas de una sexta extinción en masa― mientras que otras son llevadas a lugares que no son su hábitat natural.

La contaminación de carbono

Los seres humanos están quemando combustibles fósiles y liberando enormes cantidades de carbono al aire. El dióxido de carbono está calentando nuestro clima y remodelando la química atmosférica de una manera que “dejará una huella imborrable”.

Asimismo, las capas recién formadas de hielo en los polos norte y sur atraparán diminutas muestras de nuestro ambiente moderno en forma de burbujas de aire, “ofreciendo a los geoquímicos del futuro el sabor de los cielos llenos de esmog”.

Fertilizantes de nitrógeno

El denominado proceso de Haber-Bosch transformó radicalmente la forma en que nos alimentamos a nosotros mismos y a nuestro planeta. Los químicos Fritz Haber y Carl Bosch propusieron utilizar la alta presión y el calor para convertir el nitrógeno atmosférico en fertilizante amoníaco, haciéndolo barato y de acción rápido.

Los agricultores aplicaron el fertilizante generosamente a los campos, lo que duplicó la cantidad de nitrógeno que circula activamente en nuestra biosfera. En ese sentido, el cambio del ciclo del nitrógeno de la Tierra “dejará una marca indeleble en la geoquímica y la ecología del Antropoceno”.

Los pozos

Los seres humanos están excavando, perforando, minando y explotando la corteza terrestre, lo cual tampoco pasará desapercibido. Todas esas actividades dejan ‘cicatrices’ en la faz de la Tierra que tardarán desde decenas hasta cientos de millones de años en desaparecer.

Las armas nucleares

Un punto clave del debate sobre el Antropoceno es el momento exacto en que comenzó. Algunos argumentan que la fecha sería 1964, año de pruebas de armas nucleares tan grandes que provocaron un repunte dramático en la cantidad de carbono radiactivo, o carbono-14, en nuestra atmósfera. “Si usted vivió en la Tierra durante los años 1960 y 70, contiene un rastro indeleble de la Guerra Fría en los huesos, y eso podría, literalmente, anunciar el comienzo de una nueva era”.

Fuente: Diario Ecologia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s