Gestión Sostenible del Agua

Por una nueva cultura del agua

Día del campesino …….. FELIZ DÍA DEL AGRICULTOR

Tecnificando el riego

Hoy celebramos el DÍA DEL CAMPESINO en nuestro país, lo hacemos en momentos de cambios inciertos para algunos y de esperanza para otros, pero de cambios al fin.

Empecemos quizás cambiando la denominación del día, analizando el significado de la palabra que está asociado a penurias y limitaciones en la actividad que realizan los pequeños agricultores.

“El campesino es tradicionalmente definido en sociología como el miembro de una comunidad en una sociedad agraria o rural. Cuando un campesino se encuentra aislado en grandes propiedades de su dominio, o maneja su producción con una considerable orientación comercial, se transforma en un “granjero”, término aplicable al estudio de la Antigua Grecia en su llamada “Edad Oscura”. Solamente hacía falta una voz que expresara con autoridad los sentimientos del campesino; tal vez se halló en la persona de John Wicliffe.”

En la teoría marxista, el campesinado es un productor agrario que, al mismo tiempo, trabaja en la tierra y es propietario (o poseedor) de la misma, es decir, tiene la “gestión técnica” de la producción en su parcela o terreno. En los diferentes modos de producción, el campesinado va evolucionando: bajo el esclavismo, siempre está bajo la amenaza de la esclavización, en el feudalismo, es la clase social más numerosa, y paga regularmente una renta al señor feudal o terrateniente, y bajo el capitalismo, sufre la competencia de la industria y el “agribusiness”, viéndose cada vez más relegado y migrando a las ciudades.

Creo debemos cambiar la denominación por otra que refleje los momentos de desarrollo en el mundo y en nuestro país, por el DÍA DEL AGRICULTOR, sean estos grandes o pequeños, que se entienda como personas que arriesgan en una actividad económica que es la base para el desarrollo autosuficiente y riqueza de las naciones.

La agricultura (del latín agricultūra ‘cultivo de la tierra’ y éste de los términos latinos agri ‘campo’ y cultūra ‘cultivo, crianza’) es el conjunto de técnicas y conocimientos para cultivar la tierra y la parte del sector primario que se dedica a ello. En ella se engloban los diferentes trabajos de tratamiento del suelo y los cultivos de vegetales. Comprende todo un conjunto de acciones humanas que transforma el medio ambiente natural, con el fin de hacerlo más apto para el crecimiento de las siembras.

Las actividades relacionadas son las que integran el llamado sector agrícola. Todas las actividades económicas que abarca dicho sector tienen su fundamento en la explotación de los recursos que la tierra origina, favorecida por la acción del hombre: alimentos vegetales como cereales, frutas, hortalizas, pastos cultivados y forrajes; fibras utilizadas por la industria textil; cultivos energéticos; etc.

El agricultor es la persona que utiliza técnicas y conocimientos para hacer producir la tierra, transformando el medio ambiente natural para hacerlo más apto para el desarrollo de los cultivos.

Aquí radica el secreto del éxito económico de esta actividad, la agricultura de subsistencia que practican casi el 90% de nuestros agricultores tiene sus bases en el conocimiento empírico transmitido de generación en generación, sin decir que esta sea mala o buena, pero creo necesario agregar más conocimiento técnico y el uso de la ciencia para el desarrollo del sector agrario. Pero donde estemos comprometidos todas las personas, sean profesionales, técnicos, empíricos o personas interesadas en el crecimiento sostenido de este sector, partiendo de una política claramente definida de desarrollo del agro.

Asistimos ahora a los inicios del Programa Subsectorial de Irrigaciones en la Sierra, en la Región Ayacucho, buscamos dentro de la región proyectos exitosos de riego tecnificado, podemos contar con los dedos de la mano algunos, de los muchos que se han ejecutado, la mayoría han fracasado.

La pregunta es ¿por qué? podemos ensayar  varias respuestas pero resumo de manera general en lo siguiente:

  • El proyecto jamás fue pedido por el beneficiario
  • No participaron en el desarrollo del mismo los beneficiarios
  • Malos diseños
  • Mala implementación
  • Inadecuada organización
  • Falta de Plan de Operación y mantenimiento
  • Insuficiente capacitación en la operación y mantenimiento del sistema de riego

Y la lista puede seguir, pero ¿es la solución el sistema de riego?, creo que no, acordémonos que el agua es uno de los casi 16 factores de producción, no es el único, debemos de mirar de manera integral el problema, recordemos que tecnificar el riego es medir el agua y darle al cultivo en los momentos indicados, y podemos tecnificar incluso en aplicación de agua por gravedad.

Amigos del agro, necesitamos prepararnos para ese cambio que esperamos para el desarrollo de nuestra agricultura, que nuestra facultad de Ingeniería Agrícola debe liderar, formando profesionales especialistas en la aplicación y/o distribución del agua, que sepan tecnificar un riego tradicional por gravedad hasta el uso de aplicaciones computarizadas, pero no solo que nuestros colegas docentes, les “cuenten” como se hace sino que lo vivan lo experimenten, lo hagan.

Por este cambio amigos un FELIZ DÍA DEL AGRICULTOR

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 844 seguidores